lunes, 30 de noviembre de 2009

Devuélvanme a Nicole Kidman



Por Tomás Barceló Cuesta
Anoche vi la película Australia. Pero las pocas líneas de las que dispongo no las malgastaré en el análisis del film. Si lo traigo a colación es para que juntos nos detengamos, amigos virtuales, en el “nuevo rostro” de Nicole Kidman. No es Nicole Kidman, no es la versátil protagonista de filmes tan disímiles como Moulin Rouge, Los otros, Calma total, Reencarnación, Las mujeres perfectas…; o sí lo es, pero con otra cara, algo que en alguien como yo, a quien los años no terminan de domesticar su propensión al asombro, termina llenándolo de confusión. Supongo que Nicole Kidman seguirá teniendo los mismos mohines, sonriendo como siempre lo ha hecho y llorando y temblando cada vez que determinada escena lo requiera. Es decir, seguirá siendo la misma actriz, asumiendo el mismo rigor y profesionalismo que la caracterizan, pero lo que finalmente uno termina viendo es otra cosa. Como si los cambios operados en su rostro por el botox y los colágenos que redondearon sus ojos y ensancharon sus labios, terminaron privándola de eso que, se me antojaría llamar, el espíritu Nicole Kidman. O su formidable histrionismo que al ponerlo en función de aquellos papeles que interpretó, situaba a sus personajes en el borde de un abismo, asolados por las llamas internas de sus pasiones. De alguna manera u otra, todos esos personajes tuvieron algo en común: Atormentados, perdidos en mundos paralelos, fantasmales, siempre a punto de quebrarse pero sin embargo sostenidos por una fuerza de hierro que la actriz, con tan sólo fruncir su bello entrecejo, solía acuñar de manera irrefutable.
El cutis de Nicole Kidman posee una especie de blancura floral, una piel que uno imagina debieron tener aquellas cenicientas y blancanieves de los hermanos Grimm. Lo que contrasta con su cuerpo delgado y fibroso, como de caña brava imbatible. Una extraña sensualidad, una mujer sin dudas apetecible.
Todas esas “virtudes” debieron tenerlas en cuenta los directores de cine que la contrataron para que bajo su piel, y con sus ojos sutilmente oblicuos y a la vez tan azules, los pendulares personajes concebidos por ellos se sintieran cómodos en sus prestadas vidas. Los buenos directores de cine, a fuerza de ese ejercicio continuado en la concepción de personajes de ficción, saben buscar y encontrar al actor o a la actriz ideal que los encarne. La industria Hollywood, fábrica de exquisitas y divertidades falsedades, produce personajes para actores y categoriza actores para personajes. El cine es, además, el arte de las mezclas. Arte de la visualidad, logra que los personajes terminen siendo los actores y estos a su vez aquellos. Es también, pues, un arte de confusiones.
Con Nicole Kidman el hallazgo pareció ser siempre cuasi perfecto ¿no? Y uno de aquellos personajes necesitados de ella para cobrar vida en el cuerpo y rostro de la actriz, es Sarah Ashley, la señora jefe del film Australia: tan frágil en su primera apariencia y tan fuerte en su revelación, tierna y sensual, y a la vez decidida y voluntariosa. Ideal para que fuera interpretada por aquella Nicole Kidman que quedó perdida en quién sabe cuántos salones de cirugía estética para dar paso a esta otra de boquita pulposa, más cercana a la envidiosa hermanastra de Cenicienta, o a alguna fregona posmoderna de regular belleza, carente de esa fuerza pasional que el implacable botox borró para siempre.
Qué decepción.

8 comentarios:

Sonia Betancort dijo...

Qué lindo leerte, Tomás, un abrazo desde España. Y otro para tus dos mujeres de cine!

Tomás Barceló Cuesta dijo...

Otro tanto pienso de ti cuando me asomo a ratos por tu Isla de la poesía

Abel B. dijo...

Este asunto de la edad y las cirugías es curioso, Tomás. El esoterismo no es lo mío, pero parece haber algo... retributivo aquí.

Digo, no es las cirugías per se. Al menos, en muchos casos se ve realmente como si fuera cierta esa frase tonta "una refrescadita". Vi hace muy poco - ya no recuerdo dónde, mi memoria es muy selectiva - un portfolio de actrices que habían hecho cirugías, y realmente el resultado era atractivo, y, en algunos casos, muy personal.

Pero,... pasan los años y se transforman en máscaras horribles. En pocos años, ya son copias de Amira Yoma.
Los griegos hablarían de Hubris y Némesis.
Un abrazo

Tomás Barceló Cuesta dijo...

Abel, en ocasiones, tal vez las más, las retribuciones son ciertamente satisfactorias. Pero cuando ocurre lo contrario, como N. K. las pérdidas son irreparables.
Otro abrazo para ti.
T.

Consuelo Cabral dijo...

La beyeza, la beieza...Tom la vé y yesa pa'que vuelva a ser lo que era. Jajaa! Lo que es tener sueño y no poder dormirse, jajaja!
Che Tomasito, estoy llegando a tu patria cubana en breve.
Por ahora te mando mis abrazos para vos y tus chicas desde Cartagena.

Manuel Apáz dijo...

yono voya hablar de su cara por q es una historia q se repite en el mundo del " spectaculo" (sino miremos a mishel feifer) pero aprovecho para darlecon un caño (o un matafuegos porla cabeza) a lapelicula australia. maliiiisima, una de las peores q he visto en mi vasta experiencia cinematografica. la vi hasta el final tan solo para corroborar lo pesima de cada escena, casi me muerod e un ataque, no termina mas! cada vez q parece q va a terminar salen con alguna ridicules... lo ultimo delos niños y todo el problemon de novela mexicana por dio!!! bueno lesd ejo mis mas ferviientes deseos de felicidad para todos (ecepto a a quellos q opinen diferente sobre australia) emmm.. nada mas.. si, lo de la cara de nicole es un bajon, yo prefiero quedarme con el recuerdo de su
piel en lapelicula en la q actua con jude law no me acuerdo como se llama pero es en la q el se va a la guerra y ella lo espera criando chanchos (me encanta hacer estos resumenes=)

Tomás Barceló Cuesta dijo...

Manuel, coincido contigo de en lo pésimo del film. Pero es otra historia en la que no quise meterme, como dije al principio de mi comentario. No era mi intención tampoco.
Saludos
Tomás

Alberto dijo...

Tomás no soy un experto en Nicole Kidman, asi que no voy a opinar, solo quiero dejarte este comentario para que quedemos en contacto, ya agregue el enlace a tu blog desde el mio:
www.eledil-utopicon.blogspot.com que lo tengo un poco abandonado porque estoy escribiendo un librillo y por otras cosas en las que me he metido. Ya lo retomaré. Un abrazo